Convertidor anti-oxido: qué es y para qué sirve

Estas en://Convertidor anti-oxido: qué es y para qué sirve

Convertidor anti-oxido: qué es y para qué sirve

Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con la siguiente situación: tus productos de cerrajería, maquinaria industrial o vehículos industriales están oxidados y están empezando a corroerse. ¿Qué puedes hacer al respecto? No es necesario cambiarlos por unos nuevos. Para ello, puedes utilizar un convertidor. Vamos a ver qué es un convertidor y cuándo debes utilizarlo. ¡Verás qué cómodo y sencillo!

Diferencia entre pintura anti-óxido y convertidores

En Lecker’s tenemos dos productos para luchar contra el óxido: pintura anti-óxido y convertidores. ¿Sabes cuándo debes utilizar cada uno? La diferencia entre ambos es bastante importante y debes conocerlo correctamente para elegir el producto que más se adapta a tu problema.

  • Por un lado, la pintura anti-óxido es utilizada cuando los metales ferrosos han comenzado a oxidarse. Como no presenta ningún tipo de corrosión, no es necesario llevar a cabo ningún tratamiento. El óxido se eliminaría con la pintura sin problema.
  • Sin embargo, el convertidor es un producto diseñado para la corrosión de los metales. La pieza en cuestión está tan oxidada que ha empezado a corroerse. En este caso, la pintura anti-óxido no frenaría la corrosión, ya que estaría demasiado incrustado. El método de funcionamiento del convertidor es bastante sencillo: inactiva la capa de corrosión y crea una capa de imprimación sobre la pieza. Así evitamos que se siga extendiendo y conseguiremos que vuelva a estar completamente perfecta.

Método de utilización

En Lecker’s tenemos un  convertidor de óxido. Se trata de un producto líquido que se aplica sobre el óxido de hierro, o superficie oxidada, haciendo que esas partículas de óxido queden neutralizadas e impidiendo que aumente.

Lo primero que debemos hacer es lijar o rascar con un cepillo de púas de acero la superficie en donde hay óxido. La finalidad es eliminar el máximo posible. Limpiaremos con un desengrasante  base disolvente y acto seguido mojaremos la pieza con el convertidor de óxido.

Hay que dejarlo secar durante unas horas y observaremos que donde había oxido, ahora hay una mancha negra. Esto nos indica que ya tenemos el oxido neutralizado. Es importante no dejar demasiado tiempo sin aplicar una imprimación anticorrosiva para evitar que vuelva a oxidarse.

Si lo deseamos, una vez se haya secado, podemos aplicar una pintura de acabado. En Lecker’s recomendamos este paso final para conseguir que sea un aspecto más profesional. ¡Echa un vistazo a nuestro catálogo y encuentra todos los productos que necesitas!

También te puede interesar

By | 2018-09-26T11:47:13+00:00 octubre 9th, 2018|Pintura anticorrosiva|Sin comentarios

About the Author:

Deje su comentario