A la hora de aplicar pinturas industriales, existen diferentes medios o útiles de aplicación y preparación de la superficie. No es lo mismo pintar con un tipo de herramientas como con otro, el resultado puede ser muy diferente. Del mismo modo, los diferentes medios de aplicación te darán resultados diferentes. Por eso, en Lecker’s hemos decidido explicarte cuáles son los métodos y útiles para pintar una superficie industrial y cuál es el mejor modo de preparar las diferentes superficies metálicas.

Métodos para aplicar pinturas industriales

Existen varios métodos de aplicación y todos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Elegir uno u otro es cuestión de pensar qué es lo que necesitamos.

  • Brocha. Este es el método más lento y costoso. Sin embargo, es una forma muy útil de aplicar la pintura. Permite llegar a todos los rincones de la superficie. El problema es que tiene un alto grado de irregularidad. Por eso no es el método más común ni aconsejable. En Lecker’s te recomendamos utilizarla únicamente en aquellas situaciones que es prácticamente imposible acceder con otro método.
  • El rodillo. El método de aplicación más adecuado para recubrir grandes superficies, preferentemente planas. Se utiliza cuando el uso de otros métodos más eficientes como el pintado a pistola no es posible utilizar.
  • Pistola aerográfica. Es método de aplicación más indicado para acabados finos de alta calidad.
  • Airless. Es un sistema con bombeo de la pintura a alta presión. Se utiliza en grandes superficies por su rapidez de aplicación y la práctica, nula pulverización. También permite alcanzar altos espesores de pintura en cada capa.

Preparación de las superficies metálicas

El método para aplicar pinturas industriales será diferente si esta es de hierro o de acero.

Para superficies de hierro o galvanizadas se debe limpiar muy bien la superficie y desengrasar. Este paso es muy importante, porque sino la pintura tendrá graves problemas de adherencia. Después de esto se aplica una imprimación anticorrosiva y posteriormente un sellador acrílico que promueva la adherencia.

Para pintar superficies de acero lo primero que hay que hacer es eliminar la corrosión posible con lijas y cepillo metálico y aplicar un desoxidante. Una vez hecho, se aplica una imprimación anticorrosiva y luego un acabado con esmaltes sintéticos (poliuretano, acrílico o nitro). El resultado será realmente maravilloso.

También te puede interesar